Fotos: Charly Schneider 

Sileoni: "La educación es una invitación al conocimiento"

por Leonardo Maldonado

En el marco de las Conferencias Destacadas que el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica nº 15 de Campana viene realizando, se presentó ayer el ex Ministro de Educación de la Nación (cargo que ejerció entre 2009 y 2015), Alberto Sileoni. Junto con Gustavo Wansidler, referente de las carreras técnicas de la casa, ofrecieron una disertación denominada "Derecho a la educación, políticas públicas y desarrollo local: el rol del Estado". La charla, moderada por el licenciado y profesor de geografía Gabriel Álvarez, comenzó 40 minutos pasados del horario pautado (18 hs) ante un auditorio colmado y expectante. La directora de la institución, María Isabel Fernández, fue la encargada de dar la bienvenida: "La idea de estas Jornadas es que sean un aula extendida de lo que debe ser la formación docente y técnica. Somos formadores de formadores a nivel local y debemos lograr que todos y todas puedan transitar su proyecto de formación. Estas Jornadas académicas están organizadas desde este lugar y es un honor para nuestra institución poder dialogar con los hacedores de las políticas públicas educativas".

Sileoni agradeció la invitación e inició su discurso retomando las palabras de María Isabel: "Cuando la directora dice: estamos acá para aprender más, debemos incluirnos. El aprendizaje se realiza de modo conjunto, y no es una pose. Uno en estos espacios se encuentra con otros. Esta Argentina que ha cambiado desde diciembre de 2015 nos invita a pensar en algunas cuestiones que se podrían haber hecho de otra manera. Pienso en el millón cien mil docentes que entonces votaron, y en cómo esos docentes votaron ahora. Porque el 18 de mayo también cambió la Argentina. Soy de aquellos que se sienten conducidos por la ex presidenta. Esa mañana me pareció que con una acción, que algunos llaman generosa y otros de astucia, la ex presidenta se corre y deja en una extrema desnudez a este neoliberalismo instalado desde 2015. Es una realidad que los compatriotas, el 11 de agosto, decidieron mostrar también en su desnudez", dijo en relación con los contundentes resultados de las PASO a favor de la fórmula presidencial Fernández-Fernández.

"Esta es la sociedad argentina, que ha pasado por el yrigoyenismo, el peronismo, el radicalismo federal. Es una sociedad que tiene un ADN y un umbral amplio en sus derechos", continuó. "Van  250 años del nacimiento del maestro de Simón Bolívar, 100 del nacimiento de Eva Perón y de la Reforma Universitaria, 70 de la Constitución del 49, 50 años del Cordobazo. De ahí venimos, no de la meritocracia que nos quieren hacer creer. Venimos de los maestros desaparecidos. Venimos de los 30.000. Y no nos agarra una amnesia sobre el número", y cerró su idea con una metáfora: "No sucede como en los dibujitos de Disney donde no hay padres".

Tras esa frase, comenzaron las concepciones políticas sobre la educación pública. "¿Por qué creo que desde una institución educativa le debemos decir no al neoliberalismo? Hay realidades objetivas que están a la vista: paritarias, salarios, condiciones materiales". Y definió a la escuela, en relación con el neoliberalismo, de un modo tan bello como contundente: "La escuela no miente. La escuela no es cínica. La escuela ama la palabra. La escuela busca la belleza del razonamiento complejo".


"La educación pública busca la igualdad, que rompás la profecía de la cuna, esa maldita profecía que te tira para abajo", continuó. "El liberalismo te hizo creer que no tiene sentido crear universidades si los pobres no llegan", dijo en clara alusión a los dichos y a la concepción de la gobernadora de la provincia María Eugenia Vidal. "El 50% de los que estudian son papás y mamás. Muchachas que estudian, que trabajan, que quieren romper esa idea de que no se puede derribar la profecía de la cuna. La escuela no puede ser neutral. Este instituto no puede ser neutral. Tomás partido. La educación es una intervención política, tanto si como docente intentás que tus alumnos rompan el cerco de la cuna como si les decís que se habituen a la sociedad actual. La educación no invita a un camino individual como lo hace el neoliberalismo".

Enseguida, y en relación con lo anterior, planteó sus ideas sobre los agentes de la educación. "El educador tiene una responsabilidad ética. Interviene en la biografía de otras personas. En ciudades como Campana, algún día, en una esquina, vas a encontrar a alguien que te diga: profe, usted me cambió la vida. Hay aquí una discusión política. La escuela no es un cuartel. La escuela no es coaching. La educación cuesta. Cuestan algunos textos, cuesta estudiar. Pero siempre hay otro que te ayuda, que te levanta, el profesor, el compañero. La educación es una invitación al conocimiento".


Luego se refirió a los tiempos políticos que se avecinan y al rol del Frente de Todos: "Sin dar un solo nombre, quiero impugnar al neoliberalismo en su entraña, que es una entraña antieducativa. Voy a citar a Cristina. Ella dice: los argentinos debemos decidir cómo queremos vivir. Esa es una pregunta que debemos adaptar al plano educativo: los educadores debemos decidir cómo queremos vivir. Para hacer una tarea de inclusión, no se necesita sólo profesionalismo. Tenés que tener convicción política. Es entender que nadie debe estar afuera de la escuela. La ley plantea la obligatoriedad desde los 4 hasta los 18 años. Lo que viene va a ser arduo. Esto sí que va a ser una pesada herencia. Viene una suerte de pacto social. Sería importante ampliar la base social del triunfo, necesitamos amplias mayorías. Desde el 10 de diciembre hay que reconstruir el Estado Nacional. Está roto, deshecho. Dos bolsos de 4 millones de dólares son inadmisibles, no deben ocurrir más, pero ¿cuántos bolsos de López, uno al lado del otro, se emplearon para destruir Ministerios, Secretarías, puestos de trabajo?".

Con respecto a la actualidad, prosiguió: "Hay que declarar la Emergencia en infraestructura. Dos compañeros docentes murieron en la provincia por la desidia estatal. Hay que declarar la emergencia alimentaria. El comedor de la escuela volvió a ser el corazón de la escuela. Pero el corazón de la escuela no debe ser el comedor sino el aula. Tenemos que hacer con los gremios un acuerdo a largo plazo. La educación pública debe tener clases todos los días: es una deuda que tiene con la sociedad. Debemos discutir una ley de boleto estudiantil. Ayer una compañera me dijo: qué doloroso pedir lo que ya tuviste. Borges decía: «Nada está escrito en piedra, todo está escrito en arena». Este debe ser el aprendizaje de estos años: nada es para siempre".


Continuó su discurso enumerando las medidas que deberá tomar el próximo gobierno en relación con la educación. "Tiene que haber libros en la escuela. Tiene que haber tecnología en la escuela. No digo que se llame Conectar Igualdad, las medidas que se tomen tienen que ser nuevas, distintas. Hay que construir nuevas escuelas. Todos los pibes tienen que ir a la escuela. Tenemos que mejorar los aprendizajes en todos los niveles del sistema educativo. Necesitamos más escuelas con jornada extendida". Específicamente en relación con los terciarios expresó que "hay problemas con los 1300 institutos terciarios. Hay que mejorarlos, pero nunca los vamos a cerrar. Este instituto es un orgullo. Tenemos que fortalecer estos institutos, no queremos que nadie quede afuera de la educación".  Finalmente cerró diciendo que "tenemos que encontrar un rumbo. No podemos pasar de una etapa de derechos a otra de despojos una y otra vez".


Tomó luego la palabra el otro orador de la charla, Gustavo Wansidler. Contó cómo conoció a Alberto y cómo le marcó el rumbo. Con otros profesores como Margarita Benítez y Pepe Capdepón "buscábamos con quiénes discutir y sortear la burocracia estatal. Cuando lo conocí a Alberto, me dije: este tipo sabe escuchar". Su discurso estuvo centrado en la relación entre escuela, comunidad y agentes productivos: "la escuela debe hablar con todos los sectores productivos. Ese es el gran desafío: la articulación. Cómo ensamblar el sistema de relaciones sociales y el sistema de relaciones estatales. Cómo generar mesas intersectoriales. Tenemos que abrir la cancha no sólo para que entren más jugadores sino para ser más creativos. Encontrémonos en la diferencia, tenemos que estar atentos a lo que hace el otro y la otra. Lo educativo, que es el espacio común, el espacio de lo político, tiene que abrir el juego a otros ámbitos por fuera del aula. ¿Quién no estaría de acuerdo aquí que cuando alguien tramita un trayecto de formación, no transita un proyecto de vida? Cómo no preguntarnos por las condiciones materiales que permiten esa trayectoria. Tenemos que ver cómo trabajamos con la comunidad".

Para ejemplificar su concepción, citó el ejemplo de la creación de dos tecnicaturas del nivel superior, Economía Social y Producción Textil, en Antofagasta de la Sierra: "la apertura la discutimos entre todos: los profes de media, los directores, los productores de azúcar y los realizadores de telares, el municipio, el INTA, el INTI, lo que quedaba de Prohuerta, el Ministro de Desarrollo Social. Fuimos casi 300 personas discutiendo estos proyectos de creación de carreras. La Eusebia, una mujer que trabaja el telar, dice que estudió hasta segundo grado. Dejé porque el maestro me dijo que tenía fea letra. No le dije ni a mi paipa ni a mi maima, lloraba a escondidas. Y ahora Eusebia se recibió de la tecnicatura en Producción Textil. La bagualera canta cuando termina el trayecto educativo".

 

 

#Alberto Sileoni #ISFDyT 15 #Educación