ensayo fotográfico: Alexis Maldonado 

Campana confinada 1

Un ensayo fotográfico de Alexis Maldonado

 

A 25 días de la cuarentena obligatoria dictaminada por el gobierno nacional en razón de la pandemia producida por el Covid-19, Campana, como el resto de las ciudades del país y del mundo, continúa en confinamiento. El 16 de marzo, cuando desde Presidencia de la Nación se anunció la suspensión de las clases y se aconsejó el aislamiento social y preventivo (fue obligatorio 4 días más tarde), muchos campanenses hicieron caso omiso de esa recomendación y esa tarde la avenida Rocca (¿no sería hora de cambiarle el nombre o de volver a llamarla Real?) estaba repleta. Los comercios, los restaurantes, los cafés, las cervecerías y los bares céntricos estaban llenos y las gentes despreocupadas. Fue tal el grado de desconocimiento de las recomendaciones presidenciales, que el 17 el intendente dispuso una ordenanza con una serie de regulaciones que especificaban el aislamiento. A partir del DNU firmado por Alberto Fernández el 20 de marzo, de a poco, ya con más conciencia (o resignación en algunos casos, seguramente) sobre la situación, la ciudad entró en confinamiento total. Salvo ese viernes excepcional en que los jubilados y los beneficiarios de ayuda social asistieron a los cajeros automáticos de los bancos, la ciudad que habitamos está desierta. No hay casi nadie en sus  avenidas, plazas y boulevares. A continuación, en esta primera entrega fotográfica, Alexis Maldonado registra a partir de su lente y su mirada sensible, una Campana desierta y desconocida, una Campana desnuda de paseadores, de compradores y de comensales, una ciudad deshabitada e inerte, una ciudad-industrial sin trabajadores, una ciudad-pueblo que patentiza la fantasmaticidad de su supuesta y primigenia idiosincrasia.

 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

#Covid-19 #Alexis Maldonado #fotografía