POEMAS DE AMORES PERDIDOS

María Florencia Aguilar nació en Baradero en 1990. Es profesora de Lengua y Literatura y actualmente estudia Comunicación Social en Campana. Sus poemas narran penas de amor y recuerdan/atesoran amores/seres ausentes irrecuperables (carnalmente) a partir de una escritura llana y directa, desprovista de toda figura retórica. El primero de los poemas que aquí presentamos fue publicado en la antología “El sentir en letras”, compilado por Ramona Esther Sánchez, de la Editorial Dunken (2016), libro que reúne las poesías ganadoras del concurso ROI (recepción de obras inéditas) que todos los años realiza dicha editorial.

 

ME CUESTA RESPIRAR

 

Luna de tristezas invade mi alma.

Corazón impregnado de ausencia.

Me ahogo en la soledad de no tenerte,

inventando sueños que no existen,

escribiendo una historia que nunca será.

Es tan difícil poder escuchar tu voz,

sólo escucho silencio.

Silencio que hiere, que lo dice todo.

Sola sin saber reír,

sin ilusión y sin ganas de vivir.

Me dejas sin tu amor, sin luz y sin sol,

me siento tan incompleta…

Hace tiempo la burbuja de la felicidad estalló,

la esperanza murió, y nadie le ha llevado flores,

la fe agoniza desde los más oscuros recuerdos,

a punto de irse para siempre…

Me cuesta respirar, necesito que estés acá.

 

 

BAJO LA LLUVIA OÍ TU VOZ

 

Bajo la lluvia oí tu voz.

Una lágrima de cielo

tocó mi corazón.

La más dulce melodía

inundó mi paso cansado

de nubes que no duermen,

de tormentas diurnas,

y miradas grises,

vacías de esperanza

y llenas de soledad.

 

Bajo la lluvia oí tu voz.

Pasé los días anteriores

pensando en ese sonido

que sale de tu alma,

cobijando mis sueños

que no quieren despertar,

utopías de tu luz

opacando la sombra de mi ser.

 

Bajo la lluvia oí tu voz.

Una caricia se derramó

sobre mi pecho abierto,

repleto de vos

y de tu ternura.

Amándome, amándote.

 

 

HACE TIEMPO

 

Hace tiempo que se fue y que mi alma llevó.

Todavía pienso que está acá,

Y aunque ya no vea su sonrisa,

Sé que está en mi corazón,

En lo más profundo de mí.

Hace tiempo que no escucho su voz.

El aire huele a él,

Y todo parece de color negro ser.

Daría todo por volver a verlo con vida,

Y no saber que su alma está en el infinito cielo.

Hace tiempo que el destino lo eligió,

Lo arrancó de mis brazos,

Sin importar las lágrimas que derramé y derramo,

El dolor que perdura en mi mirada.

Creo que en mi mente viven sus palabras.

Hace tiempo que su ser ya no está,

Y que yo le llevo flores.

Quizás desde el cielo me vea,

Y sepa que hace tiempo que lo extraño,

Que hace tiempo espero que vuelva.

 

 

María Florencia Aguilar

#María Florencia Aguilar #poesía Baradero