fotografía: Ezequiel Defago 

Victoria Morales: el cuerpo en la poesía

Victoria Morales tiene 31 años, nació en Zárate y desde hace 5 vive en Campana. Comenzó a escribir cuentos y poesías cuando iba a la escuela primaria pero dejó de hacerlo a los 20, cuando empezó a estudiar Análisis de Sistemas. A los 25 dejó esa carrera porque no era lo que buscaba para su vida y hace unos años empezó la tecnicatura en Gestión Cultural que se dicta en el Instituto 15; acaba de recibirse. Al tiempo que cursaba esta carrera y recorría y participaba de los eventos culturales de la zona, volvió a escribir. “El feminismo, la política, y el haberme criado entre un montón de mujeres y el cuidado atento de mi abuelo materno, formaron lo que soy, una poeta, creo”, nos cuenta. La necesidad de la presencia y de la acción del cuerpo, tanto en la arena política como en la amorosa, atraviesa y configura la escritura de los poemas que a continuación publicamos. El cuerpo se pone, y se arriesga, en la línea de fuego de la batalla, que es sociopolítica, económica y cultural a un tiempo. Si un cuerpo quiere cambiar a la sociedad, o a un amor, es porque antes ha sido herido. Este año, Victoria espera editar un libro de poesía y continuará leyendo sus poemas en vivo en distintos eventos culturales.

 

Teoría del romance


No me vengas a hablar de Freud
de Foucault
de Marx
o de Perón
si no vas a darme presencia.
No puedo construir
relaciones de afecto
tejiendo hilos invisibles.
No puedo hacer malabares
con sentimientos inventados.
No me gustan los juegos
y el deporte nunca fue lo mío.
Sabés que no tengo reflejos
para nada.
Nunca aprendí
por ejemplo
a esquivar balas.

 

Resaca I


lo que cuesta
es aceptar que no existe el presente
cuando se vive de tortuosos recuerdos
ahora mismo
hay copas vacías
cenizas por todos lados
repasadores mojados
y barro en el piso del baño

ahora mismo
se está gestando
un cambio de piel

sacar la basura
nunca olvides sacar la basura

 

Resaca II

 

bailar
se trata de bailar
hasta que sudar se vuelva una aventura

construir recuerdos
que al menos
no duelan

  

Resaca III


te veo pasar por la puerta
suena Kozmic Blues
y el ansia
es insostenible
me tienta
mirarte
romper el silencio
estallar de risa
girar en círculos
y rozarnos tentados
tomarnos las manos
olvidarnos
del mundo
hundidos
en vino
en saliva
hervir
con la piel salvaje
evaporar los miedos
transpirados
y dormir extasiados
para amanecer
con tu corazón
y el mío
de cara al asfalto
bañados
en dulce
resaca

 

La espera

 

estábamos
            esperando
            que suceda
            algo revelador
            estábamos
            esperando
            a ver qué pasa
            con los vestigios
            de la piel muerta
            cuando sólo queda
            cambiar
            de estrategia
            estábamos
            hacía ya
            tanto tiempo
            esperando
            que ya no sabíamos
            qué estábamos
            esperando
            pero seguíamos
            pacientes
            observadores
            esperando
            una señal
            del tiempo
            una lluvia
            una palabra de aliento
            una cicatriz
            o una grieta
            estábamos
            esperando
            rompernos
            un poco
            y armarnos
            de nuevo
            al menos
            dos veces
            de día
            y dos
            en la noche
            esperando
            el quebrarse
            de la rama
            del árbol
            caído
            o un trozo
            de bosque
            en tanto
            el tiempo
            no marque
            las horas
            antes
            que el latido
            del propio corazón
            esperando
            la revolución
            la alegrerebeldía
            porque sé
            que hoy es martes
            y me aturden
            las personas
            y me aburren
            las paredes
            esperando
            una luz
            en la invisibilidad
            de mi cuerpo
            cuando quiere hablar
            y no encuentra
            palabras
            esperando
            que algo rompa
            el silencio
            una canción
            una risa
            o un amor
            que se ubique
            a la altura
            de mis ganas
            de dejar de esperar

 

#Victoria Morales #poesía